Las tribulaciones de Joseba: Desterrado!

Ya estamos aquí otra vez, apuntito de empezar el capítulo VII de Las tribulaciones de Joseba, anda que no se lo pasaron bien celebrando la nochevieja gracias a @kepasa29 entraron en el año nuevo un poco con retraso pero entre risas que es lo importante ¿por qué todos habéis leído el capítulo “Año nuevo de esperanza” en su blog Sobrados motivos no? Y nos dejo algunas incógnitas…

¿Qué le pasa a Ainhoa? ¿Por qué está tan triste? Y el tío Jon, ¿Por qué no vino a cenar? ¿Los reyes pasaron por casa de Joseba? ¿Comieron rosco? Yo me puse morada por si le interesa a alguien.

No os hago esperar más… En el siguiente párrafo encontrareis muchas de las respuestas.

Capítulo VII: ¡Desterrado!

Como todos los años desde que yo podía recodar comimos en casa de la abuela, llegábamos pronto para ver el concierto de año nuevo que echaban por la tele y aplaudir al ritmo de la marcha con la que siempre cerraban el concierto, a mis primos y a mi nos parecía divertidísimo ese trozo del concierto, aunque nos gustaban mucho más los saltos de esquí que también veíamos en casa de la abuela.

Llegamos a casa después de merendar chocolate con churros y hasta Ander se había quedado a pasar la tarde con nosotros cosa rara últimamente, aunque yo intuía que algo había pasado la tarde anterior con su medio novia, porque vino a casa sin la cara de tonto habitual cuando de cuando estaba con ella y encima tarde, pero eso parecía ya muy lejano, era el año pasado!

Al llegar a casa Ander y yo sabíamos que el aita y la ama nos dirían que estaba pasando, pero se acercaba la hora de acostar Ainara y no decían nada. Nosotros tampoco preguntamos, en realidad no nos atrevíamos, después delos trozos de conversación que escuchamos la noche anterior esperábamos algo terrible… Aunque hoy ama se había levantado de mejor humor y aita estuvo riendo y bromeando en casa de la abuela como hacia mucho tiempo, todo parecía demasiado normal y a la vez me daba la sensación de estar viviendo dentro de una película que no acaba de encajar. Por Ainara se fue a la cama, y como cada noche se llevaba a su Sorgintxiki y al pobre Ikatz que lo abrazaba como si fuera otra muñeca. Lo más extraño era que Ikatz se dejaba hacer aunque en cuanto veía la oportunidad salía corriendo a otro cuarto donde no había rastro de Ainara.

Ander y yo empezamos a jugar a la play, ya estábamos convencidos de esa noche no nos darían ninguna noticia, además, algo habían dicho de que nos lo dirían el lunes, así que no merecía la pena preocuparse ahora y Ander empezaba a darme una paliza, parece que tantos meses sin jugar no lo habían desentrenado. Justo estaba apunto de ganarle la partida cuando aita entro en el cuarto de estar y supe que ama estaba preparándose un café por el olor que venia de la cocina.

-Anda apagar la play ama y yo tenemos que hablar con vosotros, hemos esperado que Ainara se fuera a la cama para contaros algo importante…

-¿Qué pasa aita? Ayer, os oímos hablar mientras cenábamos… y sabemos que ama no ira mañana a trabajar… -Yo me atreví a preguntarle al aita mientras Ander recogía los mandos de la play y me miraba como si hubiera dicho algo que no tenia que decir…

-Bueno Joseba, ahora os lo contaremos todo y que no me entere yo que volvéis a escuchar conversaciones que no debéis…

-Bueno, no lo escuchamos a propósito aita… es que… se oía… -Ander intento excusarnos a los dos aunque la verdad era, que habíamos bajado el volumen de la tele mientras ellos estaban en su cuarto… por eso no nos habíamos enterado de las campanadas.

Justo en ese momento entro ama por la puerta, con su taza de café en la mano y sonriendo, a veces pensaba que el café siempre hacia sonreír a la ama, le gustaba tanto.

-¿Ósea, que ayer estuvisteis cotilleando lo que hablábamos el aita y yo no? –pero no era un reproche, en realidad, seguía sonriendo mientras nos lo preguntaba y eso era buena señal. –Bueno pues ya que algo sabéis habrá que aclararlo todo. –Ama dio un sorbo a la taza de café y la dejo en la mesa, yo ya sabia que ama le costaba una eternidad tomarse el café y que le daba igual que se enfriara y que cuando se volviera acordar de la taza de café volvería a beber aunque estuviera fría- Bien, pues como escuchasteis ayer mañana no iré a trabajar, el viernes pedí esta semana libre en el trabajo, tal como están las cosas no es muy buena idea porque necesitamos el dinero de las horas extras que estoy metiendo…

-Bueno, Ainhoa, eso no importa sabes que nos apañaremos- interrumpió el aita- eso ya lo hemos hablado, no vamos a preocupar a los críos…

-Si, Xabi maitia, perdona. Bueno el caso es que el viernes a la tarde me llamo el tío Jon y me dijo que no vendría a cenar, cuando le pregunte porque, me dijo que justo le habían notificado del banco que le iban a embargar el piso en un par de semanas si no pagaba la hipoteca, como sabéis le despidieron este verano pasado y aunque tenia ahorros, se le han acabado y ya no puede pagar… así que no tenía ganas para celebraciones y por eso no vino. Y bueno, estos días que me he pedido los iba a usar para ayudar al tío a buscar una solución.

-¿Pero ama si le quitan el piso, donde va a vivir? –sin duda, Ander siempre era más rápido que yo pensando… porque yo todavía estaba pensando que quería decir embargar, aunque la pregunta de Ander me lo había dejado claro.

-Bien, pues por eso estaba tu ama tan preocupada ayer y no podía dejar de llorar, pero está mañana hemos encontrado la solución. –dijo aita con una sonrisa en la cara mientras ama le miraba sonriéndole y mirándole como hacia meses que no lo hacia.

-Eso es, esta mañana aita ha tenido una gran idea. Aita ha pensado que el tío Jon puede vivir con nosotros una temporada, estaremos apretados, pero así él podría alquilar su piso e ir pagando la hipoteca mientras no encuentra trabajo. Y cuando lo encuentre todo volverá a la normalidad.

-¡Eso es genial ama! El tío Jon en casa todo el tiempo, jugaremos a la play, tocará la guitarra y nos lo vamos a pasar en grande, será como si fuera nochevieja todos los días! –Yo estaba entusiasmado, era el mejor tío que se podía tener, siempre estaba bromeando, dispuesto a jugar a lo que sería, tocaba la guitarra canciones que me gustaban mucho y como se reía, además salir a la calle con él siempre era una aventura y lo que más me gustaba era que siempre me defendía cuando Ainara hacia alguna de las suyas.

-Bueno, Joseba, esto… ahora Jon está un poco triste… igual no es como siempre al menos hasta que se acostumbre… -La voz de ama sonaba demasiado preocupada y triste, sin embargo el tío Jon no podía estar triste, yo le conocía bien siempre con esa sonrisa en la boca.

-Y ahora a lo importante, en algún sitio tiene que dormir el tío Jon… así que hemos pensado, que lo mejor será que tu Joseba te vayas al cuarto de Ainara y duermas en la litera de arriba, y el tío Jon dormirá contigo Ander…

Ander sonreía feliz ante tal decisión, parecía no importarle dormir con el tío, claro, los dos roncaban como camioneros menudo concierto nos iban a dar todas las noches… pero… ¿yo al cuarto de Ainara? No me atrevía a quejarme, pero sabia que iba a ser una tortura…

La semana pasó rápida, el tío Jon no parecía triste, al menos yo le notaba como siempre. Como había imaginado compartir cuarto con Ainara era una tortura, pero al menos no roncaba como Ander. Además ama nos ayudo con la carta a los Reyes y fue fácil convencer a Ainara de que pidiera ropa y cosas para la ikastola, le dijimos que los juguetes eran para los niños que no había llegado al Olentzero y se conformo enseguida.

La mañana de Reyes Ainara me despertó tan pronto que aun era de noche, fuimos corriendo al cuarto de estar y vimos todos los paquetes bajo el árbol. Ainara quería abrirlos corriendo pero le convencí para hacer el desayuno a todos y justo cuando estábamos terminando y los demás empezaban aparecer por la cocina se oyó la puerta de la calle, el tío Jon apareció en la cocina con un gran rosco de Reyes relleno de nata y con una sonrisa de oreja a oreja.

-¡Venga repartimos el rosco y abrimos los regalos! –algo me decía que el tío Jon no había dormido en toda la noche y la mirada de ama a aita rogándole que no dijera nada me lo confirmo.

Fuimos con nuestro cola cao y nuestro rosco al cuarto de estar y empezamos abrir los regalos, pijamas, pantalones, zapatillas de casa, bolis, cuadernos y mochilas para todos, pero aun había más regalos… nos abalanzamos a los paquetes que ponía nuestro nombre abrí el mío corriendo, ¡Un portátil nuevo para mí! Mire a Ander que estaba encendiendo ya el suyo mientras habría otro paquete más pequeño, ¡Un móvil! ¡De esos táctiles y con internet! Ainara estaba rodeada de papel de regalo y jugando con unas muñecas horribles que a ella parecían encantarle aunque parecían zombis,

-¡Ama! ¡Tres muñecas! ¡Y con sus novios! Mira si me he portado bien, ¡ni siquiera se las pedí a los reyes!

Ama tenia el gesto torcido y miraba a aita rogándole que no dijera nada, aita sin embargo nos miraba triste y luego miraba al tío Jon enfadado… mientras el tío Jon nos preguntaba si los reyes habían acertado.

-Bueno, venga a recoger todos los papeles y cartones, vamos a organizar un poco esto –Estaba claro que aita no le había hecho ninguna gracia tanto regalo… ni siquiera había abierto su regalo, que esperaba encima de la mesa aunque por la forma del paquete se veía que era un móvil como el de la ama…

-Ainhoa, me acompañas a la cocina mesedez… -la voz de mi aita, más bien quería decir, “Ainhoa tenemos que hablar…”

Con los chillidos de Ainara con sus muñecas no pudimos escuchar que decían, pero estaba claro que la bronca había sido importante, porque ama no volvió a sonreír en toda la tarde y aita se fue a casa de su hermano y no volvió hasta la noche.

El domingo a la tarde las muñecas nuevas de Ainara estaban arrinconadas y ella jugaba con su Sorgintxiki mientras Ander estaba haciendo vete tu a saber que en su nuevo ordenador, yo terminaba de hacer la mochila, al día siguiente volvíamos a la ikastola y ama al trabajo.

4 pensamientos en “Las tribulaciones de Joseba: Desterrado!

    • Kaixo Pablo 🙂

      Al principio se lo iba a dejar más fácil a Angel, pero para que seguro que sale bien de este lío 😛

      jejeje! un besazo Pablo y mila esker 🙂

      • Aupa mitxoleta!
        Ante todo y sobre todo, gracias por la confianza que depositas en mí…pero esta vez no sé cómo voy a salir del lío… 8)
        Vamos a echarle un poco de imaginación!.
        Preciosa como siempre la entrada Goizargi.
        Muxu!

        • Kaixo Laztana 🙂

          jeje! yo confío en ti… jijiji! y deseando estoy saber como sales de esta 😛 jijiji! Seguro que lo consigues y me dejas algo complicado para comerme la cabeza un rato 🙂

          Muxu handi bat!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *