Otra vez gracias

Cuantas veces he escuchado a personas preguntarse ¿Qué es más importante, la amistad o el amor? Aunque lo que me dan ganas de contestar realmente es, pero vamos a ver, no son cosas diferentes, realmente no se pueden comparar demasiado, y se pueden tener ambas cosas sin renunciar a ninguna de ellas ¿así que para que elegir cual es más importante? bueno, de todas formas hay quien insiste en que contestes y no me queda otra que decir que yo sin amor puedo vivir (y hablo de un amor romántico, ¿por qué acaso no es la amistad una forma de amar?) sin embargo no imagino mi vida sin amigos, desde mi más tierna infancia hasta hoy en día han estado presentes en mi vida y han sido siempre pilares en los que agarrarme en los peores y mejores momentos.  Claro que después de aclarar esto, hay quien te dice, “bueno pero con el tiempo cada uno hace su vida y la amistad se diluye…” y yo pienso que una de dos o ha tenido mala suerte o tal vez sea que ha elegido su camino sin contar demasiado con las personas que tiene alrededor. No voy a decir que todos y cada uno de los amigos que tengo los conocí cuando era una niña y que jamás he perdido un amigo en el camino. Sería una mentira como una casa y algo bastante improbable a menos que no hubiera vivido en una burbuja durante los últimos 25 años y no habría conocido a nadie más.

Los amigos vienen y van eso es cierto, por circunstancias de la vida, por diferencias irreconciliables, o porque simplemente jamás fuisteis amigos aunque los dos estabais convencidos de que sí, eso me ha pasado a mí. Siempre he presumido, incluso alardeado de tener muy buenos amigos, de poder contar con ellos en cualquier momento y saber que ellos lo hacen conmigo.

Y si presumo de ello es porque puedo hacerlo. Yo como todo el mundo, meto la pata como la que mas y no os penséis que quiero a mis amigos porque están ahí para apoyarme incondicionalmente, porque ellos en realidad son mis peores críticos, los que me dicen claramente “la estas liando, así no se hacen las cosas y lo estas haciendo de pena y al final vas a salir escarmentada” claro que mientras me dicen eso, ya me están tendiendo la mano para cuando la necesite porque si algo soy es un poco cabezona y sigo erre que erre hasta que me pego de bruces con la realidad y me hago pupa, pero siempre están ellos para poner una tirita y betadine a mis heridas y señalarme el camino para que siga andando.

Cuando una amiga tiene un bajón por lo que sea, ahí estamos las demás, móviles que suenan a cualquier hora para tejer una tela de araña invisible para impedir que caiga en las lagrimas mas de lo necesario y conseguir que se ría y sin darse cuenta empiece a caminar y vea todo lo positivo que tiene a su alrededor. Que hay que organizar una cena de no cumpleaños, porque la cumpleañera no quiere celebraciones se organiza, que hay que hacer un regalo de no cumpleaños y sacarle unas lagrimitas y una sonrisa se hace, y si mi prima no puede hacer ese rico bizcocho de cumpleaños que nos hace siempre porque no celebramos un cumpleaños, pues se compra un brazo de gitano y se le plantan dos velas de esas que no se apagan y no se canta el cumpleaños feliz pero nos reímos todos y sacamos fotos como locos, y si después de eso, hay que jugar al Sing star y yo sé que mi amiga se muere de la risa cuando me apodero del micrófono y me pongo a cantar (pese que digan las malas lenguas que yo no canto mal, por que lo que yo hago no se puede llamar cantar) lo hago y bien a gusto (y reconozco que me parto de risa y me lo paso pipa). Y otra amiga como sabe que es importante animar a nuestra amiga, se queda en casa de mi prima hasta las mil, aunque al día siguiente tiene que madrugar para trabajar, incluso coge el micrófono y canta también aunque lo odie, pero si entre todos conseguimos que nuestra amiga, que comenzó la tarde con lagrimas, ría a carcajadas, y que al final de la noche nos diga que gracias por organizar el no cumpleaños que realmente lo  necesitaba y que la semana que viene celebramos su cumple junto con el mío (que es la siguiente) como todos los años, pues todo merece la pena.

Porque en estos detalles se resume la amistad para mi, en seguir queriéndonos, conociéndonos, sorprendiéndonos, ayudándonos cuando lo pedimos a gritos (o cuando no lo pedimos pero lo necesitamos), en ofrecernos tal como somos y respetarnos cada una con nuestra locura particular. Estando lejos o cerca, da lo mismo, viéndonos con frecuencia o una vez cada seis meses, lo importante es saber que esa persona que llamas amiga o amigo, esta ahí, que te alegras de escuchar su voz cuando te llama aunque sea para contarte que se ha acordado de ti, o sabes que se alegra cuando le mandas un mensaje simplemente para saludarle y desearle un buen día.

Una vez más como ya lo he hecho tantas veces, gracias por haber llegado a mí en algún momento de mi vida y por quedaros en ella. Sé que a veces tenéis que aguantarme, que soy una pesada que llamo demasiado o os bombardeo a mensajitos, que insisto en veros todo lo que puedo aunque no tengáis mucho tiempo, pero me aguantáis sin quejaros demasiado. Sabéis que os quiero y yo sé que me queréis (aunque alguna se empeñe en decir reiteradamente lo contrario, si tú, sé que también me quieres).

Un beso

3 pensamientos en “Otra vez gracias

  1. Kepasa mitxoleta!
    Me da la impresión que este post te ha salido de muy dentro no?.
    Totalmente de acuerdo contigo,
    la amistad no es el roce, es el cariño,
    es el estar cerca en sentimiento, no en distancia,
    es la critica constructiva y el colchón preparado con una tacita de chocolate caliente para cuando te peques la toña, poder levantarte con ánimos…
    Y tenemos que darte las gracias por recordarlo…
    Y sobre todo gracias por estar aquí…
    Muxu haundi!

    • Kaixo Kepasa!

      Cualquier cosa que escriba sobre las personas que me rodean sale de muy dentro de mi, en gran medida, soy como soy gracias a lo que me enseñan, me trasmiten así que lo mejor y lo peor de mi vida, se lo tengo que agradecer siempre. Convencida estoy que mi vida sería bastante más triste sin ellos.

      Muxu handi! 🙂

  2. No hay duda sobre la importancia fundamental de la amistad y el cariño, por encima del amor, pero son dos conceptos que yo creo unidos. La amistad puede surgir cuando tú dejas entrar a otra persona a tu circulo de influencia. El amor es algo más íntimo y mucho más profundo, se puede tener amistad y no amor, pero al contrario sería imposible.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *