Y le deje caer

 

IMG00332-20101228-1625El color blanco de la nieve lo cubre todo y llegas con los pies mojados y las manos heladas y doloridas después de hacer un muñeco de nieve, IMG-20110314-00078es la diversión del invierno jugar con la nieve como cuando eras niña aun sabiendo que ya no lo eres. Momentos de felicidad en medio de interminables días que se parecen como copos de nieve y que sin embargo son infinitamente distintos entre ellos.

Nieve, lluvia, nubes que cubren de gris el cielo, agua que cae sin cesar desde el cielo y nuestro estado de ánimo que se acostumbra al tiempo. Porque como las estaciones del año la vida también es cíclica y tú te das cuenta.

IMG-20110317-00090A veces los nubarrones no te dejan ver el sol, aunque algo te dice que ahí está tal vez porque en el cielo gris ves que no todo es uniforme, que hay claros y oscuros. Como todas las nubes esta también llega un momento en que descarga todo su contenido, al principio un suave txirimiri que apenas se nota, premonitorio de la lluvia implacable que se avecina y que cambiara todo, un torrente de agua, un rio subido de caudal apunto de desbordarse, y que desde luego desborda tu caudal particular. Pero ya estudiaste en la escuela que no es tan malo eso de que se desborden los ríos bien lo sabían los egipcios, que aprovechaban las crecidas del Nilo para abonar sus campos. Así que esperas, a que pase el agua. Pensando en eso que se dice cuando llueve “le dejaremos caer”.  IMG-20110113-00038“Que arrase con lo que tenga que arrasar, que se lleve lo que quiera, que ya te apañaras con lo que deje cuando vuelva a su cauce” te dices a ti misma. Y por fin, llega el momento en que ese rio arrasa tu interior, el cielo descarga toda su furia y durante unos días no cesa la tormenta, la lluvia cae y el rio sube, parece que nunca volverá a su ser.

Hasta que un día vuelves a ver el azul del cielo acompañado de un atardecer precioso, te das cuenta que lo mayor a pasado, que la calma vuelve y que lo bello de la vida se hace hueco otra vez, sabes que siempre ha estado Pamplona-20110317-00097ahí, solo que los dichosos nubarrones y el agua lo tapaban. Por supuesto, quedan como un millón de días nublados, llenos de tormentas o de fina lluvia, que mojan la calle y tu interior. Pero para eso se inventaron los paraguas, aunque claro, como les tienes especial tirria y hace mucho que decidiste que si viene un chubasco que te pille tal cual y que te moje que ya te secaras. Además habrá quien te cobije bajo su paraguas, personitas mas previsoras que tú ante las inclemencias del tiempo y de la vida. Y si aun y todo, acabas calada hasta los huesos, también habrá una toalla esperándote en algún sitio. O si no te espera, tal vez te la encuentres por casualidad.