La hija de mi prima

Hoy la protagonista de mi blog es esta niña encantadora (bueno cuando quiere):

 

Os presento a la hija mayor de mi prima, oficialmente sería mi sobrina segunda, pero como queda horrible, lo dejamos en sobri-primi. La enana cumplió 8 años hace un par de semanas y el año que viene hace la comunión. Justo a donde yo quería llegar, si por mi fuera no la haría, y no será porque no intento convencerle, pero parece que el vestido y los regalos tiran más que mis argumentos. Eso sí, es una delicia discutir con ella sobre lo divino y lo humano. Es increíblemente inteligente, lista y racional, pero es una niña, se cree lo que le enseñan, aunque es capaz de cuestionar y aprende continuamente,  de mayor quiere ser profesora de matemáticas, no digo más.

Cada vez que sale el tema de la comunión yo intento persuadirla argumentando lo mejor que puedo para que ella me entienda, claro que por desgracia, tengo a su abuela, a su padre y al dichoso cura que le da catequesis para contraatacar. Estoy convencida que hará la comunión, como ya he dicho, el vestido y ser la protagonista un día parece ser más importante, pero me conformo con las pequeñas batallas que gano, con hacerle pensar y dudar sobre lo que le meten en la cabeza.

Ahora os dejo dos conversaciones que he tenido con ella y que mientras las teníamos, yo disfrute muchísimo. La primera una batalla ganada, gracias a la racionalidad de la cría, la segunda, de esta misma mañana todavía no lo tengo claro, aunque a mi me ha encantado la conclusión con la que ha zanjado el tema.

Batalla ganada, los ángeles no hacen que llueva, es el ciclo del agua:

-La abuela me ha explicado que cuando llueve es porque los ángeles hacen pis. (Yo respiro y preparo el contraataque)

-mmmm los ángeles no existen, los has visto?

-No, pero al Olentzero tampoco y existe. (Mal comienzo, o le cuento que no existe y le fastidio la ilusión o busco otra estrategia)

-Vale, tienes razón. ¿En el cole no te han explicado el ciclo del agua?

-No. Explícamelo. (¡Yujuu! ¡Está es la mía!)

-Vale, a ver, el agua de los ríos llega hasta el mar, verdad?

-Si.

-Bien, como el agua está más fría que el aire, se evapora, sube al cielo y surgen las nubes. (vale la explicación podía ser mejor, pero tiene 8 años…)

-Pues cuando voy al mar no veo que se evapore y además, siempre habría nubes en la playa. (ya estamos, si no lo ve no se lo cree, y los ángeles sí… contradictoria ella…)

-Es que no tiene porque ser justo en la playa, y el viento puede moverlas, o no se mueven las nubes en el cielo?

-Si. (Pensaba que me iba a costar más convencerla)

-Bien, pues después, dependiendo de la temperatura del cielo y otras cosas, las nubes se van convirtiendo en gotas de agua y llueve…

-No lo entiendo…

-A ver, cuando la ama hace macarrones, calienta agua en la cazuela, no? Si le pone una tapa, ¿no caen gotitas de ella?

-Si… ahh! ya lo entiendo, pasa eso pero mucho más grande no?

-Si.

-Vale, eso me lo creo más que lo de los ángeles. (¡Toma ya! yo casi dando saltitos de alegría.)

Dios hizo el mundo en siete días…

-¿Pero tú crees en dios o no?

-Sí….

-¿Por qué?

-Porque él hizo el mundo.

-¡Anda ya! ¿Te crees eso?

-Sí, lo hizo en siete días.

-A ver, eso es imposible… (pienso en explicarle lo del Bing bang pero me parece que no lo iba a entender) ¿Cuánto tardaron las obras de tu casa?

-Meses. Pero no es lo mismo Jesús tiene poderes. (Tiene un cacao entre Jesús y dios…)

-¿Cómo Superman?

-Si. (Yo ya me lo imagino volando… )

-Ah! Pues yo no me lo creo.

-Pero te lo tienes que creer. (Me pregunto si el señor cura ya le ha enseñado a evangelizar…)

-¿Yo te obligo a no creer?

-No…

-Pues entonces tú no me puedes obligar a creer.

-Vale. Tu no crees y yo sí.

-Eso. (Pero no se queda convencida y contraataca)

-Pero es que, como tiene poderes, en tres o cuatro días ha hecho la mitad del mundo y luego los que le sobran para los detalles. (Ha captado la idea general, aunque me parece que no ha entendido del todo la historia…)

-Ya, sí… claro, ¿por qué tiene poderes no? ¿Entonces es todopoderoso? ¿Lo puede hacer todo?

-Si.

-¿Y es bueno?

-Si.

-Vale, ¿entonces por qué hay guerras y niños que se mueren de hambre? ¿Si lo puede todo y es bueno, por qué no arregla eso? (Su cara es todo un poema… se para a pensar y contesta)

-Porque Jesús se murió, subió al cielo y ya no tiene poderes. (Recordemos que Jesús y dios es lo mismo para ella)

-Entonces esta muerto y ya no es todopoderoso.

-Si eso, dios está muerto y ya no tiene poderes. (me lo dice convencidísima)

-No sé yo si me convence, yo sigo sin creérmelo. Pregúntale al cura que te lo explique mejor y me lo cuentas.

-Pero si ya te lo he explicado, dios esta muerto y por eso no tiene poderes y no puede hacer nada. (Da el tema por terminado, aunque me encantaría ver la cara del cura si se lo suelta a él)

Estoy segura que de aquí a que haga la comunión tendremos muchas más conversaciones, os iré contando, lo mismo la convenzo para que no la haga… jejeje!

Para escribir esta entrada y poner las fotos de la enana, le he pedido permiso a mi prima, su madre, que aunque nunca comenta se que lee el blog. Ya me dirás si te gusta como ha quedado Guiño. Y por último pongo está foto, que me encanta…