Las tribulaciones de Joseba. Conversaciones a media luz

Dado el arrollador éxito de nuestros bertso-post como a llamado @kepasa29 a este entretenimiento que nos hemos buscado, hemos decidido que en vez de quincenal intentaremos escribir cada fin de semana, eh.. bueno, vale, es porque nos divertimos haciéndolo y nos parece mucho tiempo esperar 15 días a publicar la siguiente entrega… eso y porque el ñoñostiarra es un impaciente claro… jijiijiji!

Además el segundo capítulo (que escribió en su blog Sobrados motivos ) le quedo que ni bordado eh,  y me lo dejo complicadico a mí, a las puertas de una eterna y aburrida tarde dedicada a jugar al mus… Pero, no os hago esperar y vamos averiguar ya cómo paso la tarde Joseba y si resulto tan horrible como él esperaba… 

Capítulo III: Conversaciones a media luz

Al final la tarde no había sido tan horrible como me había imaginado, con la excusa de la partida de mus mi aita me llevo a casa de su hermano, donde lo pasé en grande jugando con mis primos, mientras los mayores jugaban al dichoso mus. Creo que aita sabía que no merecía ese castigo y fue su forma de librarme de cumplirlo. Y aunque no toque la play en toda la tarde, no la eche para nada de menos y como Ainara no vino con nosotros así que la tarde resulto de lo más tranquilita y placentera.

Después de cenar paseamos y hablamos hasta que llegamos a casa.

-Bueno Joseba, mañana escribiremos la carta al Olentzero que ya va siendo hora no?

-Anda aita, pero si hace años que sé que el Olentzero sois vosotros, ¿no vale con que os diga que es lo que quiero?

-Tú sí, pero Ainara todavía no. Tú le tienes que ayudar porque como nos escriba con su letra no vamos a saber que quiere… Además tienes que explicarle que este año el Olentzero solo podrá traer un regalo para cada uno, ya sabes que no hay para más…

-Aita, pero si a mí Ainara no me hace caso, y seguro que quiere un montón de cosas y luego se enfadará, llorará y otra vez me quedaré sin play… Porque ama siempre le da la razón a ella…

-Bueno, bueno ya veremos, tu mañana escribes la carta con ella, y le explicas eso que el Olentzero ha dicho que este año un regalo para cada uno… yo andaré cerca por si acaso ¿vale?

Y claro, no dije nada, no me quedaba otra… yo sabía que en casa no había dinero y ya había pensado que pediría para el Olentzero regalo sorpresa para que los aitas podrían comprar lo que quisieran… La cara de mi aita al pedirme que convenciera a Ainara para que pidiera una cosa lo decía todo… él simplemente no se atrevía a decirle que no había dinero y que ni siquiera íbamos a poder irnos como otros años a pasar el fin de año a casa de los primos de Barcelona. Por no hablar de Ander, que estaba empeñado en que quería un portátil nuevo para él sólo y llevaba varios días sin hablar con ama después de que ella le dijera que se olvidará del portátil y que tenía que seguir compartiendo el ordenador con todos, aunque claro, eso de compartir era en teoría, porque parecía que era de su propiedad, yo hacia semanas que no lo tocaba si no era para hacer la tarea…

Cuando por fin llegamos, estaba realmente cansado y hasta se me había pasado el enfado con la ama por mi injusto castigo, así que le di un muxu y me fui a la cama. Hasta mi cuarto llegaban las voces preocupadas de mis padres, ¿qué les pasaba a Ander y Ainara? ¿Realmente no eran capaces de ver la nueva situación?

-Ya le he dicho a Joseba que mañana tiene que ayudar a Ainara a escribir la carta del Olentzero y que tiene que explicarle que este año solo puede pedir un regalo… no sé cómo se lo tomará la peque, pero es que yo no me atrevo a decírselo…

-Esperemos que no haga como Ander y nos pida algo tan caro, porque a ver cómo le explicamos a ella que el Olentzero no tiene un duro… Y Ander sigue cabezón con el portátil y no me habla, ¿por qué no hablas tú con él? Siempre parezco yo la mala Xabi…

-Pero si ya le he dicho que nuestro presupuesto para regalos es de 200 euros y que es demasiado y que este año no hay ni para irnos a Barcelona, pero me mira y lo único q dice es que porque no trabajo, que todo es por mi culpa… y razón no le falta… si me llamaran de la entrevista que hice el otro día…

-Xabi, esto ya lo hemos hablado, tú no tienes la culpa del ERE y aun contamos con tu paro y con algunos ahorros. Y tuvimos suerte que me aumentaran a mí la jornada completa, andamos muy justos sí, pero algo saldrá ya verás… y Ander debería entenderlo, que ya es mayorcito…

-Pero me mira con una cara… que no puedo… Parece que el único que ve la situación es Joseba… por cierto, te has pasado con el castigo hoy… Sabes que él no tenía la culpa, que ha sido la peque…

-Lo sé, lo sé, pero es que me he levantado y no te imaginas como estaba todo… y Joseba es mayor como para haberlo recogido, Ainara es muy txiki todavía. Además seguro que se lo ha pasado genial en casa de tu hermano.

-Venga, sabes que no se trata de que lo haya pasado bien… si no que te has pasado. Ainara es txiki, pero igual no tanto no? Ander y Joseba a su edad ya recogían lo que manchaban… además a veces tengo la sensación de que lo hace apropósito por chinchar…

-¿Cómo lo va hacer a propósito? Que cosas tienes Xabi, es verdad que ellos recogían a su edad, pero siempre han sido más responsables… Bueno, Ander lo era, porque mira qué hora es y no ha llegado todavía, ¡mañana me va a oír!

-Ainhoa, me estas cambiado de tema, me parece que tendríamos que hacer más caso a Joseba y no agobiarle tanto, al final es el que menos problemas nos da, y meterle un poco de caña a Ainara, que ya no es tan peque y se aprovecha un poco…

-Mira Xabi, no quiero discutir sobre eso ahora, casi que me voy a la cama que estoy agotada, menos mal que mañana podré descansar antes de volver el lunes a trabajar otra vez.

Escuche como se iban a la cama y después el silencio total lo invadió todo. Últimamente era muy normal que se fueran a la cama enfadados y eso no me gustaba nada, era peor que cuando la ama me echaba la bronca por culpa de la caprichosa de Ainara, antes siempre escuchaba risas desde su habitación y eso me ayudaba a dormir, pero ahora…

¿Y dónde estaba Ander? Mañana otra vez bronca con él, hace más de una hora que tenía que estar en casa…

 

Podría ser. Ismael Serrano

4 pensamientos en “Las tribulaciones de Joseba. Conversaciones a media luz

      • Kaixo laztana,

        jijiji! lo mismito que a Pablo te digo, falta mucho, mucho, mucho mucho, mucho, mucho tiempo…. (yo creo q me estoy quedando corta con los muchos… jijiji

        Muxu handi bat laztana!

    • Kaixo Pablo!

      Esto… eh… uff… un frío escalofrío ha recorrido mi espalda… madre… uff… queda mucho para eso… pero mucho mucho mucho mucho…. de momento tengo mi cuota de instinto maternal cubierta con todos mis pequeños monstruos dantzaris 😛 jijijiji!

      Un beso!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *