Tu que todo lo sabes

 

¿Se puede contar el tiempo que pasa mientras dos bocas se acercan? ¿Se puede medir el brillo de deseo que desprenden los ojos, justo el instante antes de un beso? ¿Acaso somos capaces de sentir el aliento cálido que sale de una boca entreabierta al acercarse a nuestros labios? ¿Sabemos tal vez, calcular la humedad de los labios al encontrarse? ¿Sabes tú, cuál es la velocidad a la que tu mano recorre mi piel? ¿Medimos en metros por segundo la velocidad de aceleración de los latidos al excitarnos? ¿Será acaso la ley de la gravedad, la que atraen una y otra vez tu boca a la mía? ¿La atracción que sienten los polos opuestos, es acaso la misma que hace que mis manos no puedan despegarse de tu piel? ¿Toda acción tiene su reacción, eres consciente que el calor que producen tus manos en mi piel tiene una evidente reacción que hace que mi cuerpo se estremezca? ¿Dime tú, que todo lo sabes, por qué la humedad y el deseo recorren mi cuerpo?

8 pensamientos en “Tu que todo lo sabes

  1. Solo hay una respuesta a todo, la pasión y el amor, de todas maneras has respondido correctamente.
    soltándose la melena, para el que la tenga (yo tengo el pelo muy corto).
    UN abrazo.

  2. kaixo mitxoleta!
    pues estoy buscando en todos los manuales de física que tengo…dame unos cuantos siglos y posiblemente encuentre una respuesta científica a tus preguntas…
    mientras tanto, habrá que dejar que el flequillo nos caiga encima de los ojos…esos ojos que están cerrados o abiertos durante el beso?…y cuanto tiempo tardan los párpados en cerrarse si es que se cierran?…
    jejeje…
    muxu haundi mitxoleta!

    • Kaixo Kepasa!

      si encuentras otra respuesta q no sea la que ya hemos dado por aqui, me lo cuentas… que igual ganas un novel o algo! jijiji! 😛

      Mientras tanto, me quedo con tu última pregunta ¿cuánto tiempo tardan los párpados en cerrarse? es preciosa… eso si, ya te digo yo q se cierran! 😛

      Muxu handi!

  3. Precioso!! Real y verdaderamente. Para encontrar una respuesta (qué está claro que en cuestiones emocionales no la hay, o si la hay carece de la importancia… pues las propias preguntas en esta caso son las realmente interesantes). Pero si tratas de buscar una respuesta lo que me viene a la memoria es una serie que había llamada Érase una vez… la vida. En la que el cerebro (el fulano aquél de la barba tan larga y alegoría del cerebro en todas sus funciones de dirección) sí tenía que controlar todas esas variables que a nosotros nos parecen inconscientes por la situación. Si no nos podríamos quedar enganchados o algo mucho peor. Enhorabuena por el post y por el blog. Creo que hay un premio para tí http://varlania.blogspot.com/2011/11/actualizando-la-vitrina-de-premios-de.html Pásate cuando quieras a buscarlo. Un saludo!!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *