Papel mojado

Horas delante de un papel en blanco y no era capaz de escribir nada. Miraba la hoja, cogía el boli, se concentraba… y nada de nada… Sabia lo que tenia que plasmar en aquel papel, estaba claro en su cabeza esas palabras que iban a llenar aquella carta, sin embargo no conseguía empezar.

Miraba el papel y luego llevaba la mirada hacia la ventana, el cielo estaba nublado, gris, amenazaba tormenta pero no se decidía a descargar. Los relámpagos tenían algo que le cautivaba y le hipnotizaba no podía dejar de mirarlos. Tal vez por la explosión de luz, el estallido de los truenos que les seguían y la tromba de agua que prometía traer para limpiar los tejados. Sin duda le gustaban mucho las tormentas, había algo en ellas que le relajaba y conseguía diluir sus pensamientos.

Las primeras gotas empezaron a caer sobre los tejados, en la oscuridad de la noche, no podía verlas aunque sentía la humedad  y escuchaba como el ruido era al caer contra las tejas era cada vez más ensordecedor, esa iba a ser una tormenta enorme, de las que lo limpiaban todo, hasta sus pensamientos.

Salió al balcón, las gotas empezaron a caer sobre su pelo, y mojaron su ropa, notaba como el agua resbalaba por su nuca, su columna y recorría sus piernas hasta llegar a sus pies descalzos sobre la baldosa del balcón. Con las manos mojadas cogió la hoja de papel en blanco que estaba sobre la mesa, la miro, escribió sobre ella mentalmente, palabras como amor, amistad, decepción, mentira, esperanza, deseo, sueños… Eran demasiado lo que pesaban esas palabras para un papel tan fino, y el papel comenzó a deshacerse entre sus manos como tantas veces se habían deshecho sus castillos en el aire. Las palabras que había escrito sobre el papel con su imaginación ya eran papel mojado.

Tiritaba bajo la lluvia, no sabia cuanto tiempo llevaba allí, unos segundos o tal vez unos minutos, daba igual, el agua, la tormenta había vuelto a diluir sus pensamientos, el frio ya no le dejaba pensar, no le dejaba soñar, no le dejaba imaginar y eso era lo único que necesitaba… no pensar, no soñar, no imaginar, no volver a tener que escribir palabras, como mentira, decepción, amor, sueños…

7 pensamientos en “Papel mojado

  1. Ahora ya no tenemos un papel en blanco, cuando se trata de escribir algo, ahora tenemos tenemos una pantalla con un cursos titilando. Al fondo un paisaje azul con iconos del escritorio… ahí esta Google, Bing… ¿quien podrá ayudarme? Quizá visitar face me siguiera las primeras palabras….

  2. Hay palabras que es mejor no escribir, simplemente se guardan y a veces se olvidan, pero al escribirlas se condena uno a tarde o temprano volver a leerlas.

    Abrazos

  3. Me ha encantado todo el nuevo diseño que le has dado a tu blog!! Precioso, me encanta la dicotomía, el contraste, la luz!! Sobre el relato, la imagen primera de ella frente al papel, la del balcón, el agua cayéndole… muy evocador!! Me encanta leerte!! Un abrazo!!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *