Tormenta de deseo

 

Se tendieron vestidos sobre la cama hablando de todas esas cosas que tenían pendientes. La cercanía entre ellos se notaba, tanto en sus palabras como en sus gestos. En esas manos que se deslizaban por encima de la ropa en forma de caricias inocentes. Y en un momento un beso lo cambio todo, la danza que iniciaron sus lenguas fue el inicio a pasiones escondidas en algún lugar de su alma. Los labios buscaron recorrer otras partes del cuerpo, cubiertas por tela, que con ayuda de las manos fueron desnudando sin dejar de besarse.

La calma previa y las palabras dejaron paso a las ansias, al deseo desbocado, caricias infinitas en los rincones más íntimos, suspiros y gemidos de placer, algún intento de articular palabras coherentes entre un raudal de sentimientos que salían de golpe como cuando una presa que explota. Durante una mañana, el tiempo se paró o eso creyeron ellos, no importaba lo que sucedía más allá de donde acababa la cama, de donde terminaban sus cuerpos. Lo verdaderamente importante eran sus reacciones, su mirada, la expresión de la cara al acariciar aquel lugar o aquel otro. La reacción del cuerpo al pasar la lengua por ese trocito de piel o cuando un dedo se perdía entre las ingles y hacía temblar su mundo.

El momento culminante donde dos personas que se han dejado llevar por los deseos, en ese donde se unen en un solo ser, cuando ya no puedes, ni quieres parar todas las caricias, besos, cuando por fin sientes la calidez de dos cuerpos que son uno, las sacudidas de la excitación que van en aumento buscando desesperadamente saciar todas las ansias, todos los deseos, todos los anhelos.

Y después una cama revuelta tras una tormenta de deseo y dos cuerpos relajados que se regalan las últimas caricias y besos antes de empezar el día.

8 pensamientos en “Tormenta de deseo

    • Igautxori;

      jajajajaja! Claro que una no es de piedra, ni de hielo 😛 jejejejee!! Vuelo muy alto siempre que para estronfiarse siempre hay tiempo 😛 jejeje! Y por supuesto que os hago caso! lo dudabais??? Muuaksss!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *