Robando unas horas a la realidad

Inesperadamente dos amantes se encuentran, rompiendo todas las normas impuestas, las prohibiciones y la distancia. Besos, caricias, susurros y el sonido de la ropa al caer.

mejores amantesEntre las cálidas sábanas comienza la dulce locura, los besos y caricias se mezclan con promesas y respiración entrecortada. Los brazos rodean los cuerpos desnudos, apresándolos con la fuerza del deseo, presos voluntarios en los brazos de la persona amada, sin ninguna intención de escapar. Miles de besos guardados para la ocasión se escapan de sus bocas. Las manos dibujan en la piel del otro todos los anhelos escondidos en sus dedos. Sin quererlo se conviertes en expertos pintores del deseo, sus cuerpos son los lienzos en blanco que pronto rellenan con caricias y besos, sin dejar un espacio libre, recorriendo cada rincón de la piel, improvisando trazos mil veces imaginados.

brujula-0Es bella la estampa, amantes entre las sabanas de una cama, dispuesto hacer un viaje al mundo de los sueños, recorren sus cuerpo guiados por la brújula del deseo. De norte a sur, de este a oeste, conocen el terreno y saben cómo moverse en él. Donde detenerse con sus bocas y sus manos. Sienten el peso de sus cuerpos, el calor que desprenden. Cierran los ojos dejándose llevar por el instinto, los dientes clavados en el cuello, una palabra susurrada al oído, gemidos que escapan entre las caricias en el lugar justo. Unos ojos que se deleitan mirando la cara del amante, mientras este se pierde en el placer infinito que le entregan. Manos que se buscan para no soltarse, mientras los cuerpos se unen sin intención de separarse.

cunninghamunmadebedY al final, una cama revuelta, dos almas que no se sacian, que desean más, mucho más. Unas pocas horas que no son suficientes para dárselo todo. O tal vez, fue sólo un sueño y no ocurrió, los deseos y anhelos siguen siendo los mismos y esperaran con ansia que llegue el momento de recorrer kilómetros para repetir ese instante, aunque sepa a poco. Volver a robar unas horas a la realidad y viajar al mundo de los sueños donde tienen su reino.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *