Hazte la prueba

1227725480_piezaAyer, uno de diciembre fue el Día Mundial de la Lucha contra el SIDA, no soy muy fan de los “días de”, más que todo porque opino que todos los días deberíamos tener en mente a diario lo que destacamos un solo día. Sin embargo supongo que los “días de” cumplen su función y nos ayudan a tener presentes temas que normalmente pasamos por alto en la rutina diaria.

Como muchos sabéis nací en 1981 por lo que como la gran mayoría de mi generación crecimos con noticias diarias de SIDA y VIH. En aquella década contagiarse significaba muerte, discriminación, miedo, vergüenza etc. y encasillamiento, el SIDA, era cosa de homosexuales, drogadictos y putas. Recuerdo muy bien las noticias de los telediarios hablando de muerte o discriminación, ¿quién no recuerda esas noticias de niños infectados que los padres de sus compañeros se negaban que compartieran aula? sidaEse tipo de noticias marcaron nuestra infancia y adolescencia junto a las campañas de prevención. El uso del preservativo y los medios de contagio nos lo metieron en la cabeza con calzador. En 7º de EGB nos enseñaron a poner condones y no para los embarazos no deseados (aunque sea el método anticonceptivo más fiable) sino para la prevención del SIDA. Recuerdo las risas en clase, 24 chicos y chicas con un plátano y un condón en la mano, mientras el profe intentaba enseñarnos como colocarlo, podéis imaginar la escena, no puedo decir precisamente que nos lo tomáramos precisamente en serio, más bien recuerdo condones volando por clase, risas y cuchicheos. Teníamos 13 años, claro, pre-adolescentes hormonados pero mucho más infantiles que los de ahora, por lo menos en nuestro caso. Una frase que me marco mucho durante esa clase fue la siguiente: “cuando te acuestas con alguien, si no te pones preservativo te estás acostando con todas las personas que se ha acostado tu pareja, y con todas las personas que se han acostado con ellas, y así hasta el infinito”

 

 

 

 

 

 

Las campañas de los 80 y principios de los 90 debieron causar su efecto por que las noticias del SIDA se redujeron al uno de diciembre después del 2000. Los contagios disminuyeron y gracias a los tratamientos retro víricos, paso de ser una condena de muerte a una enfermedad crónica (hablo del mal llamado primer mundo, claro). Y justo ahí fue cuando empezamos a bajar la guardia. Son demasiadas las veces que he tenido que hablar con adolescentes sobre el uso del preservativo y tener que escuchar que con la píldora del día después no había mayor problema. No temen a las enfermedades de trasmisión sexual y mucho menos al SIDA. Supongo que lo que falla como casi siempre es la educación sexual y las campañas de prevención. Es curioso ver en los telediarios como han cambiado los perfiles de contagio en 20 años, esta dichosa enfermedad que en los 80 se cebó con drogadictos y homosexuales, hoy en día se contagia mayormente entre jóvenes menores de 25 y mayores de 50 años con pareja estable por infidelidades y heterosexuales (incluso en estos datos se nota lo que nos machacaron a nosotros).

Las campañas de estos últimos años van dirigidas a hacernos la prueba del VIH, lo que me parece una gran idea. Estoy convencida que todos hemos tenido algún descuido o relaciones de riesgo que se llaman, vamos que por las circunstancias no hemos usado preservativo, por muy concienciados que estemos. Yo me he hecho la prueba dos veces, ninguna de las dos por prácticas sexuales peligrosas, pero no estuvieron de más yo puedo decir que estoy segura 100% que no tengo el SIDA, ¿Tú lo estás? Recomiendan hacer la prueba una vez al año, a mí ya me toca, y antes de que acabe el año iré aunque no soporte los análisis. Tal vez deberías pensar en hacértela tú también.hazte la Prueba Foto Anodis

Un beso…

P.D: Como he dicho en otras ocasiones, solamente doy mi opinión, no he buscado estadísticas, solo los recuerdos y datos que retengo en mi cabeza de la información de estos días.

2 pensamientos en “Hazte la prueba

  1. Excelente tema y post! Todos estamos expuestos pero debemos ser responsables y el uso del condón debería ser casi obligatorio. Hoy en día no nos podemos dar el lujo de bajar la guardia ya que cada día es más la gente infectada y aunque de temor, la prueba de VIH es otro de las maneras que tenemos de demostrar que somos responsables y nos cuidamos y cuidamos a nuestra pareja.

    Abrazos!!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *