Y entonces lluvia de verano.

P4290057 Después de toda la semana a 25 grados, con solecito y disfrutando en tirantes, por fin ha llegado la lluvia, y es que claro, no podíamos esperar seguir así hasta octubre no? En fin, sé que no se puede considerar una tormenta de verano, ya que estamos en primavera, además las nubes no se han formado por el bochorno, si no que han llegado desde Galicia como siempre (o casi siempre, a mi me da esa impresión al menos) pero aquí esta, con sus rayos, sus truenos, su viento y por su puesto agua y agua cayendo y mojándolo todo, como me a pillado a cubierto, pues la disfruto porque las tormentas me gustan, y además me da pie a poner este pequeño fragmento del libro (La elegancia del erizo) que me estoy leyendo y recomiendo a todo el mundo. (La fotico está sacada de mi terracica hace unos minutos)

 

Y entonces, lluvia de verano…

¿Saben lo que es la lluvia de verano?

Primero la belleza pura horadando el cielo de verano, ese temor respetuoso que se apodera del corazón, sentirse uno tan irrisorio en el centro mismo de lo sublime, tan frágil y tan pleno de la majestuosidad de las cosas, atónito, cautivado, embelesado por la magnificencia del mundo.

Luego, recorres un pasillo y, de pronto, penetrar en una cámara de luz. Otra dimensión, certezas recién formadas. El cuerpo deja de ser ganga, el espíritu habita las nubes, la fuerza del agua es suya, se anuncian días felices, en un renacer.

Después, como a veces el llanto, cuando es rotundo, fuerte y solidario, deja tras de sí un gran espacio lavado de discordias, la lluvia, en verano, barriendo el polvo inmóvil, rea en las almas de los seres una suerte de hálito sin fin.

Así ciertas lluvias de verano se anclan en nosotros como un nuevo corazón que late al unísono del otro.

La elegancia del erizo de Muriel Barbery.

4 pensamientos en “Y entonces lluvia de verano.

  1. Yomisma…

    La elegancia del Erizo a buen seguro que te hará disfrutar. Me gustan las noches de tormenta viendo el agua caer a través de la ventana acompañado de un buen libro y una cálida hoguera…

    Un besazo

  2. Hola Felix,

    Me queda muy poquito para terminarlo y no deja de sorprenderme.
    A mi tambien me encantan las tormentas pero a falta de hoguera, que no tenemos, tengo mantita… que tambien esta bien.

    Gracias por pasarte!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *