Martes.

Hoy, simplemente os voy a relatar mi día, tal cual ha sido, más o menos cada martes suele ser así, los jueves también son muy parecidos, por horarios y eso, así que os dejo así para que os hagáis a la idea de lo “mal” que vivo (es un decir vamos… jejeje!). fadfadfa

Hoy pese a que mi despertador llevaba sonando desde las diez (me lo pongo todos los días, porque me da un poquico, pero muy poquico cargo conciencia, aunque nunca consigo levantarme antes de las once…), me he despertado cuando mi mejor amigo me ha llamado, que estaba por aquí, por Pamplona, que había ido al médico y no le han dado buenas noticias, y claro, ha llamado para contarme… yo medio dormida, sí, he de admitirlo, pero no me importa que me despierten, la verdad, yo tengo la culpa por dormir con el móvil encendido siempre. Aunque me había despertado, he remoloneado en la cama otra horita más, no lo puedo evitar, me encanta soñar despierta. Sueño con un futuro improbable, con que haría en determinada situación, o que contestaría a cierta pregunta si me la hiciese cierta persona, me encanta cuando con la persiana medio bajada el sol entra a medias a mi cuarto, dfafdejando todo a media luz, dándome la atmosfera ideal para soñar y divagar, para trasportarme a otro lugar, otro momento de la historia, futuro, pasado, presente, da igual, depende del día, me gusta, hace que me levante de buen humor. Aunque a decir verdad, no suelo levantarme de otra manera aunque tenga que madrugar. Cuando por fin me he decidido a levantarme, me dirijo al baño y me ducho, sin desayunar ni nada, cuestión de vagancia no creáis, vivo en dúplex y si bajo a desayunar, luego me da pereza. Así que ducha rápida, me visto y bajo.  Café, bendito café, una taza enorme de café, una tostada y un cigarro, balcón abierto de par en par que el día lo ha permitido y he hecho tiempo hasta la hora de ir a trabajar. Me he puesto a redactar algunos trabajos de la universidad, he grabado unos CDs para el curro… y a eso de la una me termino de preparar para ir a trabajar.

sdfaf Camino al curro, me pongo el MP3, no demasiado alto, no me gusta aislarme del mundo, lo justo para que me entretenga y me deje pensar. En la villavesa leo, siempre llevo un libro encima para la villavesa, porque hace tiempo que descubrí que mientras hago mis viajes diarios no puedo escribir. Hoy martes al mediodía me toca con dos grupos, una hora con cada uno, los primos, “angelitos” de 2º, 3º y 4º de fsadfaf primaria, nerviosos,  histéricos, porque el viernes tenemos actuación y no hay quien les aguante. Así que nos hemos pegado la hora ensayando las dantzas que haremos delante de todo el barrio, contestando una y otra vez a las mismas preguntas; “¿y qué vamos a bailar?” “¿Y si no estamos suficientes?” “es que yo no sé si vendré, pero igual sí” “Es que yo tengo partido de futbol, ah! Es a las cinco y media, pues entonces sí que podré” “¿Pero a qué hora has dicho?” “¿Y cómo venimos vestidos?” … una infinidad de preguntas, no se les acaban nunca… uff! Lo curioso es que la respuesta era siempre la misma, “si no vienes no pasa nada, ya veremos lo que hacemos, lo demás está todo en el papel que os hemos repartido, LEERLO!!!” Vamos, que de la hora que teníamos con ellos, hemos aprovechado media y gracias. Después los enanos de cinco años, que no preguntan tanto, menos mal, pero que son mucho más revoltosos, y te pegas la clase diciendo: “que te pongas con tu pareja, por favor callaros, sentaros en corro, anda y si pasamos la lista y luego me contáis lo importante que es que os hayáis pasado una hora cogiendo polen y mirando cómo iban las hormigas en fila??? Eh?? Os parece??” Así que tampoco cunde demasiado la clase, lo curioso es, que al final aprenden, parece que no, pero de alguna manera que desconozco consiguen aprender algo entre tanto caos.

fasdfa Después de esas dos horas de locura colectiva y contagiosa, llega mi pequeño oasis particular del día. Mi café en solitario en el Gallipot, mmmmmm bendito café… voy cada tarde, hago tiempo entre mis clases del mediodía y las de la tarde, tengo una hora para mí solita y para mí, que me gusta estar solita es una maravilla, un pequeño regalo. Podría venir a casa, me da tiempo aunque con prisas, pero la verdad que me decanto por mi único momento de soledad. Además los cafés son buenísimos y el camarero nuevo, lleva concretamente dos días, es muy majo, y ayer le debí caer en gracia y me preparo mi café con leche con canela, es delicioso! Y hoy ha repetido, yo he pedido mi café con leche (tampoco era cuestión de abusar) y él me ha traído uno como el de ayer, rico, rico, con canela por encima! Me ha caído bien el chico! Jeje!

Tras mi hora de relax, vuelta a la villavesa y hasta la otra punta de Pamplona, 20 minutos que dedico a leer y a escuchar música, así me preparó para mis siguientes dos clases de dantzas. 1º y 2º de primaria consecutivamente. Con los de primero no tengo ninguna queja, son un cielo, les encanta y es muy fácil trabajar con ellos. Pero los de segundo… uff… mejor me callo porque hoy estado a punto de asesinar a uno, o de llamar a Herodes o algo… uff… son lo peor, llevan castigados sin jugar, ni hacer nada que les divierta desde noviembre!!!! Y no aprenden, que va, en cuanto se portan algo mejor, y les digo;safda “venga, si seguís así, os levanto el castigo” alguno la lía y me dan ganas de matarlos, aunque al final se traduce en charla con los padres, charla con ellos y yo de mala hostia hasta que cojo la villavesa, me pongo la música y me olvido de ellos. 

A eso de las siete y media por fin llego a mi barrio, hoy con el calor que hacía solo soñaba con una ducha, pero en el camino me ha llamado vecino dos y me ha dicho a ver si me animaba a comer unos pinchicos y nada le he dicho que sí, pero que me diera tiempo a darme una ducha. Hacia las ocho, salía de casa duchadita y muerta de hambre dispuesta a disfrutar de los pinchos. Vecino uno, también se ha unido después de ir a la piscina, y mis compis de piso, la chiquita y la de siempre también se han animado. Hemos degustado tres bares

, me quedo con el último, genial, el Guria. Después a casica y nos dfdsafdhemos tirado en el sillón las tres sin cenar más, ya estábamos llenas! Jeje!

Ahora, en nada me iré a la cama, leeré un rato y soñaré despierta hasta que me duerma sin enterarme. Buenas noches a todos!

Un beso…

Un pensamiento en “Martes.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *