Leer…

140909_1252893513_86_leyendo-clavellesMe encanta leer, desde pequeña, siempre he leído, no recuerdo un cumpleaños en el que alguien no me haya regalado un libro, o dos, o tres…

Yo tengo dos momentos al día en los que leo, el primero en mis múltiples viajes en villavesa al curro, siempre lleve un libro en el bolso o en la mochila, ahora mismo, Las hijas de la ira, me encanta poder leer en esos viajes, y me suele fastidiar bastante llegar a la parada en la que me tengo que bajar. Más de una vez he bajado leyendo y he seguido hasta que he llegado al curro. Hay quien opina que leer en la villavesa es incomodo, por los frenazos, la gente hablando… a mi me entretiene, y no me mareo, así que siempre llevo libro. El segundo, y sin el que no puedo pasar por alto, es en la cama antes de dormir. Niña leyendo en la cama Cada noche, leo algo, normalmente estoy entre media hora y una leyendo, lo malo es cuando el libro te tiene tan enganchada que miras al reloj y te das cuenta que son las tres de la madrugada, que te tienes que levantar a las nueve y encima no quieres dejar de leer porque está a punto de pasar algo que seguro que es importantísimo, inevitablemente sigues leyendo, se te hacen las mil y al día siguiente te mueres de sueño. Me encanta doblar las esquinas de la hoja para marcar donde voy, aunque tengo un millón de marca páginas que me han ido regalando. Tengo libros desde que era niña, que he releído tantas veces, que me sé párrafos enteros, subrayo las frases que me llaman la atención, recomiendo libros a diestro y siniestro y cuando me preguntan cuál es tú libro preferido nunca sé que contestar, hay tantos! Depende el momento, porque cada libro tiene su momento, y como lo empieces a leer cuando no toca, no llegará a dejarte huella, incluso no podrás terminarlo. Porque yo hace mucho que cuando un libro no me dice demasiado simplemente lo dejo a un lado y cojo otro. También es verdad que eso no me pasa a menudo, aunque la última vez que me paso, fue hace poco con la saga Crepúsculo, que en el segundo libro me plante en la mitad, y lo deje. No pude con él, demasiado azúcar y me parece que no estaba yo para demasiado dulce. Soy malísima con los títulos de los libros y los nombres de los escritores, me quedo siempre con el argumento del libro y luego claro no se entera nadie a que libro me refiero. el curioso incidente del perro a medianochePara un cumpleaños, le pedí a mi aita un libro que había oído recomendar en la radio y tenia buena pinta, esta escrito como si lo hubiera escrito un niño autista, y sabia que había un perro de por medio al que habían matado o algo así y que en la portada predominaba el color rojo…  (“El curioso incidente del perro a media noche” se titula el libro, lo he tenido que mirar en internet… no me acordaba!) con estos datos, consiguió encontrar el libro, pero claro ya está acostumbrado a que haga cosas así. Eso también me pasa con las canciones y las películas, es muy probable que no tengan ni idea de quien sean, o el titulo, se que cuentan en las letras, de que van, pero ni idea, del título… vamos un desastre…

Para mí la lectura, es como viajar, te trasportas con la mente a otro lugar, otra época, otras circunstancias y desconectas de la vida cotidiana, nunca he entendido a quien dice que no le gusta leer.

Un beso…

3 pensamientos en “Leer…

  1. Me encanta leer, lo primero q recuerdo es cuando no sabía leer a mis padres leyendome libros en la cama, luego esos libros los leía yo fascinada, y luego siempre he continuado con este hábito.
    En esta casa mi marido y yo nos montamos una pequeñita y humilde biblioteca en la parte de arriba, con escalera incluida y sillones. Es la parte q más m gusta de la casa!!
    Besotess

  2. Ese libro del curioso incidente yo también lo leí en su momento. Me lo recomendó un buen amigo. Ahora estoy leyendo Los renglones torcidos de Dios, pero me esta llevando más tiempo del que pensaba y es que no me da tiempoooooooo. Un beso.

  3. Duna, yo tambien recuerdo a mis padres leyendome de pequeña, cuando tenga piso propio… si algún día llega, también quiero tener mi minibiblioteca… Desde luego es una habitación que siempre he creido indispensable!
    Un beso.

    Eva, A mi me gusto el libro del curioso incidente… después de lo que costo encontrarlo no me defraudo. Los reglones torcidos de Dios, no me lo he leido, aunque he oido hablar de él.

    Un beso.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *